lunes, 17 de junio de 2013

By Elsa

Con la retorno inminente de la casa Schiaparelli me ha hecho pensar en su fundadora, Elsa.

Fue transgresora, elegante, creativa, inimitable, talentosa y demás adjetivos que se le pueden dar a una mujer que se puso un zapato de tacón a modo de tocado, allá por los años 30. Su ingenio fue tal, que, hasta el mismísimo Dalí le hizo un dibujo de una langosta que ella utilizó para un magnifico white dress.

Sus colecciones fueron para personas arriesgadas pero extremadamente elegantes. Maravilló a la high society con diseños sobrios en los que la nota diferente eran unas moscas extra grandes bordadas en un lateral, en turbantes con telas preciosas y blusas de grandes lazadas. Los años 30 fueron de ella.Estoy deseosa de ver su nueva colección para poder ver si es fiel a su espíritu, si el sello de la genial Elsa esta presente.El listón esta muy alto y los vestidos esqueleto son insuperables.

Este otoño el surrealismo vendrá de la mano de Schiaparelli.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario